Cuidado de los dientes

    • 0

    Sobre los diente de nuestros perros se puede formar una película invisible compuesta de células muertas, bacterias y demás partículas que se adhieren al esmalte de los dientes por una especie de cemento llamado glucopolisacárido. Esta formación usualmente es llamada Placa Bacteriana, y se forma por lo general en un tiempo aproximado de 48 horas.

    Si la Placa Bacteriana es removida mecánicamente a través de una alimentación adecuada (comida concentrada seca) y un cepillado periódico, facilitamos que el esmalte no sufra cambios significativos y se evita que las sales de calcio se depositen y formen el famoso sarro dental.

    En los primeros meses de vida de tu perro, más que cepillarlo es acostumbrarlo a la acción en sí, por lo que debemos iniciar con una breve introducción del cepillo en la boca por unos segundos sin pasarlo por los dientes, luego de cada ejercicio puedes estimularlo con un premio comestible, esto hará que la actividad sea estimulante para él. Este proceso lo podemos hacer por varios días en varios momentos antes de avanzar en el proceso.

    La segunda etapa es ir pasando el cepillo por unos pocos dientes y como la actividad anterior, la debemos repetir por varios días premiando a nuestra mascota por su buen comportamiento, debemos también hablarle suave y con amor para que sea una actividad positiva.

    Como tercera etapa, podemos introducir ya el cepillo con un poquito de crema dental para perros, porque la que utilizamos los humanos contiene flúor y no es una buena idea que ellos la consuman. Como las etapas anteriores, repetir varios días y premiar.

    Finalmente podemos hacer el ejercicio completo (obviamente nuestro perro no va a abrir la boca y mover la cabeza para que alcancemos las últimas muelas)  pero sosteniendo el hocico se facilita la actividad, repite, premia y hazlo de manera suave para que siempre lo recuerde como algo agradable.